Vence al gigante con antelación

2021.06.24@2x-50

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | Vence al gigante con antelación

¿Alguna vez has visto a un oso o a un león en la vida real? Tienen una fuerza brutal, por no hablar de sus garras o de sus dientes afilados. 

Una vez escuché decir a alguien que David había vencido a Goliat varias veces antes de tener su famoso encuentro con él en el campo de batalla. Cada vez que un oso o un león se acercaba para arrebatar a un cordero, David no dudaba en enfrentarse a él y matarlo si era necesario, para proteger así a su rebaño (1 Samuel 17:34–36)

En cada uno de esos encuentros, David se fortaleció y se fue preparando, sin saberlo, para ese encuentro tan crucial que tendría con Goliat unos años más tarde. 

Piensa en ello: lo que estás haciendo ahora, aquello por lo que estás pasando, si lo enfocas a través de la fe, te está fortaleciendo y preparando para los planes que Dios tiene para tu vida. 

La preparación es clave para obtener la victoria, y esa preparación se desarrolla en las situaciones del día a día. Es en esos momentos cotidianos en los que los leones aparecen de la manera más inesperada, y en los que tienes que decidir si vas a resistirles firme en la fe, o si vas a dejarles hacer. Es ahí donde se forja tu valentía y donde se desarrolla tu fe. 

La Biblia dice: “Tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes…” (Efesios 6:13)

Querido/a amigo/a, ¡necesitas la armadura de Dios! Cada mañana póntela a través de la oración y de la meditación en la Palabra de Dios: así estarás preparado/a para enfrentar y resistir firme en la fe cualquier ataque de las tinieblas contra ti y contra el plan de Dios para tu vida. 

Brillas con la luz del Señor

¡Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.


                   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario