¡Cuéntale tus secretos!

2021.09.04@2x-50

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | ¡Cuéntale tus secretos!

¿Recuerdas aquella historia que compartí hace algún tiempo sobre mis pies? Quizá no la llegué a compartir contigo, así que por si acaso te la voy a volver a contar =) 

Una vez fui a jugar al fútbol con las zapatillas equivocadas. Podía sentir en mis pies el dolor y el rozamiento que me estaban provocando, ¡pero no quería perder esa oportunidad de jugar con mis amigos! Me lo pasé muy bien, pero cuando llegué a casa, tenía los pies destrozados. 

Me encontraba, de hecho, en un dilema: por un lado no quería ver cómo se encontraban mis pies, porque sabía que lo que me iba a encontrar ahí no iba a ser agradable, y además iba a ser doloroso. Pero, por otro lado, me sentía incómodo, y deseaba poder confrontar la situación y desinfectar mis heridas. 

Tras descansar un rato, eso es exactamente lo que hice: me quité los zapatos y los calcetines, y pude ver mis pies llenos de rozaduras y heridas. Puse mis pies bajo el grifo de la ducha para limpiarlos, y finalmente los desinfecte con agua oxigenada. ¡El escozor que sentí fue enorme! Pero, a la vez, fue tan refrescante, y luego me sentí taaaaaan bien =)

Quizá tienes heridas del pasado en tu alma, ya sea por pecados, traiciones, resentimientos, amarguras o cualquier otro motivo. Sé que confrontarlas es doloroso, y que quizá te has acostumbrado a dejar que estén secretamente escondidas en el fondo de tu alma; pero a la vez es incómodo sentirlas siempre de fondo: no hay nada mejor que exponerlas, y dejar que  la frescura de la Presencia de Dios las limpie y las sane. 

El rey David, de hecho, dice: “Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día…” (Salmo 32:3). Querido/a amigo/a, ¡cuéntale todos tus secretos a Dios! Hoy tienes la oportunidad de contarle todas las cosas que están atravesadas en tu alma, y de dejar que Él te limpie y te sane. Sí, quizá te asuste un poco pensar en ello, y puede que escueza cuando lo hagas, pero el resultado final ¡merecerá tanto la pena!

¡Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.


                 
   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario