¡Vamos a Belén! ?

Home | Encuentra todos los mensajes | ¡Vamos a Belén! ?

Cuando eras pequeño, ¿alguna vez te tocó vestirte de pastorcillo para alguna función de Navidad?

Recuerdo aquella vez en la que la profesora nos pidió que viniésemos vestidos de pastorcillos. Tenía 4 años, y, por lo visto, no me enteré bien de la fecha en la que teníamos que venir con el traje. El día llegó, y fui a clase con mi pequeño uniforme de preescolar, como todos los días. Cuando entré por la puerta y vi a todos mis compañeros vestidos de pastores, sabía que algo no iba bien =) Sin embargo, a pesar de no haber venido preparado, disfruté de todas las cosas que hicimos ese día. 

Muchas veces cuando pensamos en los pastores, lo hacemos desde un punto de vista infantil, quizá motivados por las historias que hemos escuchado desde que éramos niños. Pero intenta por un momento imaginarte la situación:

  • Los pastores estaban pasando la noche con sus rebaños, como era típico en Israel.
  • De repente, un ángel se les aparece. ¿Cuándo fue la última vez que se te apareció un ángel? =) Seguro que les impresionó.
  • Tras esto, ven el Cielo cubierto de ángeles que cantaban y alababan a Dios
  • Finalmente, todo desaparece, y vuelve a la normalidad.

¿Cómo crees que te habrías quedado tú si fueses uno de los pastores? ¿Qué pensarías? Lo mejor es que, al ir a Belén, encontraron que todo lo que había dicho el ángel era verdad, y así lo compartieron con José y María. La Biblia dice, tras esa experiencia, “volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho” (Lucas 2:20). Sí, Dios cambió un día normal y corriente en sus vidas en un día lleno de alegría y gran gloria. 

Querido(a) amigo(a), Dios quiere impactar tu vida con Su gloria en este día. No es un día más: Él quiere hacerte partícipe de cosas preciosas y revelarse a Ti, como lo hizo con estos pastores. Como dice la Biblia: “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman” (1 Corintios 2:9). ¿Estás preparado(a)?

¡Eres un Milagro!
Christian Misch