¡Trae el agua oxigenada! ?

2020.10.30@2x-50

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | ¡Trae el agua oxigenada! ?

¿Alguna vez has tratado de ocultar algo a toda costa? Por favor, no me contestes a esta pregunta, es solo para tu reflexión =)

Recuerdo un día, hace ya de esto muchos años, que fui a jugar al fútbol con mis amigos de la iglesia. Me puse las zapatillas equivocadas, y al volver a casa, ¡tenía los pies destrozados! Podía sentir una gran incomodidad en los pies, y al mirar, vi que tenía heridas debido al rozamiento. No me quedó otro remedio que poner los pies bajo el grifo de la ducha, y desinfectarlos bien con agua oxigenada. El escozor fue enorme, ¡pero luego me sentía tan bien! Podía sentir los pies relajados, sobre todo al ponerme calcetines nuevos y mis zapatillas de andar por casa. ¡Comodidad máxima!

Como seres humanos, todos tenemos una cierta tendencia a tratar de ocultar nuestros problemas o errores. No queremos lidiar con ellos, y no queremos que los demás se enteren de que los tenemos. 

Eso se convierte en una de las mayores ventajas de las tinieblas y del enemigo en nuestras vidas: la esclavitud de tener que vivir en la apariencia, en la mentira. El miedo a que los demás descubran cómo somos realmente, y experimentar su rechazo, sobre todo de aquellos a los que más queremos. 

Querido(a) amigo(a), ¡es tiempo de sacar todo a la luz! No de cualquier manera, sino con sabiduría… pero es tiempo de limpiar y de tratar esas áreas en tu vida. Dice la Biblia que “todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo” (Efesios 5:13). Deja que la luz de Dios ilumine todo tu ser. Sí, es verdad, a veces escuece, ¡pero sienta tan bien después! Una sensación de libertad y de paz viene como consecuencia de ser libre de esas cargas. 

Que en este día puedas experimentar el poder liberador que tiene el vivir una vida en transparencia, sin la necesidad de ocultar cosas. 

¡Eres un Milagro!
Christian Misch

¡Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.


                   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario