ūüíȬŅQu√© tal fueron tus √ļltimos an√°lisis?

3-50

Home | Un Milagro Cada D√≠a | Milagros | ūüíȬŅQu√© tal fueron tus √ļltimos an√°lisis?

¬ŅTe has hecho an√°lisis de sangre recientemente? La sangre es la sustancia m√°s valiosa que tenemos en nuestro cuerpo, y es por ello que la protegemos al m√°ximo.  

En mi caso, dar sangre es algo realmente dif√≠cil. Recuerdo una vez, hace ya muchos a√Īos, que fui a hacerme unos an√°lisis de sangre. Me remangu√© el brazo y me prepar√© para el pinchazo. De repente, escuch√© decir a la enfermera: ‚Äú¬°Qu√© raro, no sale sangre!‚ÄĚ. La siguiente cosa que recuerdo es despertar en una camilla, p√°lido y con los pies hacia arriba, y a dos enfermeras alrededor de m√≠ pregunt√°ndome: ‚Äú¬ŅTe encuentras mejor?‚ÄĚ. Me hab√≠a medio desmayado a causa de la impresi√≥n. ¬°Qu√© verg√ľenza! =)

S√≠, dar sangre no es algo que hagamos a la ligera. Solamente en momentos espec√≠ficos nos planteamos entregar un poquito de nuestra sangre, y solo si hay una muy buena raz√≥n para ello, como cuando nos hacemos an√°lisis o la donamos para que otras personas puedan vivir. 

La Biblia, de hecho, dice que ‚Äúla vida del cuerpo est√° en la sangre‚ÄĚ (Lev√≠tico 17:11, NTV). Cuando damos de nuestra sangre a alguien que lo necesita, estamos de alguna manera compartiendo con √©l o con ella un poco de nuestra vida, para que se pueda recuperar. 

Querido(a) amigo(a), ¬Ņsabes que eso es exactamente lo que hizo Jes√ļs? √Čl sab√≠a que estabas muriendo y que necesitabas nueva vida. Y es por ello que no dud√≥ en dar Su sangre, Su vida, por ti en la cruz. ¬°S√≠, Dios entreg√≥ Su vida para que t√ļ pudieses recuperar la tuya! Eres tan valioso para √Čl, que dio lo m√°s valioso que ten√≠a por ti. ¬ŅNo conmueve eso tu coraz√≥n?

Eres el objeto de Su amor hoy.

¬°Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¬ŅQuieres recibir este email diario de aliento en tu direcci√≥n de correo electr√≥nico? Solo tienes que suscribirte a ‚ÄúUn Milagro Cada D√≠a‚ÄĚ en este formulario.


                   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario