🔭 El poder de una visión…

Home | Encuentra todos los mensajes | 🔭 El poder de una visión…

La motivación es uno de los elementos a tener muy en cuenta a la hora de alcanzar nuestros proyectos, y de ser disciplinados. 

Imagínate un deportista que se prepara para las olimpiadas. Tiene que hacer incontables horas de ejercicios cada día, comer de acuerdo a una dieta estricta, mantener una disciplina de horarios y de hábitos de vida… ¿Por qué tanto sacrificio? Solo por un motivo: por el deseo de superarse, y de llegar un día a participar en las olimpiadas, y llevarse una medalla olímpica. 

Pueden verse a sí mismos compitiendo un día ante los ojos de todo el mundo, y haciendo historia. En los momentos más duros del día a día, estos pensamientos se convierten en su motivación, y les animan a seguir adelante con fuerza, a seguir dándolo todo. 

Esto es lo que dice precisamente la Biblia, cuando indica que “todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible” (1 Corintios 9:25). Hay una motivación, una corona incorruptible, que nos tiene que llevar a luchar y abstenernos de todo aquello que no nos ayude en nuestro propósito. Hay una serie de promesas que nos ayudan a seguir adelante en nuestro día a día, aun cuando las cosas se complican. 

Muchas personas, de hecho, tienen lo que se conoce como un “Vision Board”, es decir, un “Tablero de Visión”, en el que debes colocar imágenes de elementos significativos para ti, cosas que te gustaría alcanzar y por las que estás orando. Por poner un ejemplo, podrías poner una foto de una casa (similar a la que te gustaría tener), una foto de un familiar (por el que estás orando para que tenga un encuentro con Jesús), una foto de París con la Torre Eiffel (si tienes el deseo de aprender francés =)… ¡Es una manera muy agradable y visual de tener siempre ante tus ojos aquellas cosas que más hacen arder tu corazón, para seguir orando y esforzándote por ellas!

Dice la Biblia que “donde no hay visión, el pueblo se extravía…” (Proverbios 29:18, NVI). Me encanta pensar en lo contrario: cuando tenemos visión, sabemos hacia donde estamos yendo, y eso nos impide extraviarnos, porque estamos bien enfocados.

Querido/a amigo/a, ¡aviva la visión continuamente en tu corazón! ¿Y si preparases en estos días un pequeño Tablero de Visión con las cosas más significativas para ti, aquellas que más arden ahora mismo en tu corazón? Eso, combinado con una Lista de Declaraciones Diarias, impulsaría tu vida espiritual en este nuevo año que comienza ;)

Disfruta de este día en la Presencia de Dios, y deja que Él te inspire una visión renovada