Un atajo peligroso

2021.10.29@2x-50

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | Un atajo peligroso

¿Cuántas veces en tu vida has devuelto bien por mal? Eso es algo precioso, pero ¡cuesta tanto cuando tú sigues haciendo bien a la persona, y la otra persona, sin embargo, sigue haciéndote mal! 

La bendición de Dios sobre la vida de David era cada día más evidente, y el pueblo lo amaba, a tal punto que Saúl empezó a tenerle envidia. Debido a su envidia contra él, Saúl trató en dos ocasiones de matarle en palacio; y, cuando David huyó, Saúl fue a perseguirle con sus ejércitos en varias ocasiones, para terminar así con su vida. 

En medio de esa situación, David tuvo dos ocasiones claras en las que hubiese podido matar a Saúl. ¡Su situación hubiese cambiado radicalmente si lo hubiese hecho! Seguramente, al terminar con Saúl, hubiese acabado con la persecución que vivía, y hubiese podido incluso acabar siendo rey, ya que el pueblo estaba a su lado. 

Sin embargo, estos razonamientos no convencieron a David. Él tenía una resolución firme, y así se lo expresó a Saúl: “… y algunos me dijeron que te matara, pero mis ojos tuvieron piedad de ti, y dije: «No extenderé mi mano contra mi rey, porque es el ungido del Señor” (1 Samuel 24:10, LBLA). 

David honró siempre a Saúl, y sobre todo se dejó conducir por Dios a la hora de tomar una decisión tan importante. ¡No cedió ni siquiera ante la presión de sus hombres! David no quería tomar un atajo, y es por ello que se guardó de buscar vengarse o tomar el camino aparentemente más fácil. Como dijimos ayer, en ocasiones las apariencias engañan…

Querido/a amigo/a, honra siempre a los demás, aunque pienses que no se lo merecen. No devuelvas mal por mal, sino siempre mantente atento/a para ver cómo puedes bendecir y honrar a los demás. ¡Eso sin duda abrirá las puertas del Cielo sobre tu vida!

¡Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.


                   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario