¿Quieres entrar en Sus promesas?

Miércoles Face@2x-100-min

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | ¿Quieres entrar en Sus promesas?


Ahora que sabemos que Dios nos da promesas y que es fiel para cumplirlas, ¿cómo podríamos hacer para entrar en ellas, para adueñarnos de esas promesas?

En tu opinión, ¿deberías cumplir una serie de requisitos para poder tener acceso a las promesas de Dios?

La Biblia no menciona condiciones de acceso. De hecho, Dios no hace acepción de personas, es decir, no hace diferencia entre las personas. ¡No rechaza a nadie, y no te rechaza a ti, amig@ mí@! (Mira Romanos 2:11).

La Biblia nos indica más bien que las promesas de Dios son para todos los que ponen su confianza en Jesús.

Sin embargo, es cierto que la Biblia menciona circunstancias en las cuales algunos “héroes de la fe” heredaron promesas de Dios, como por ejemplo, Sara:

“Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido” (Hebreos 11:11).

La fe es necesaria para heredar las promesas de Dios. Para obtener las más bellas victorias, querid@ amig@, a menudo necesitarás tener una fe inamovible, que tiene los ojos puestos en la recompensa, más allá de las circunstancias difíciles por las que estés pasando.

La perseverancia también te ayudará cuando la promesa tarde en cumplirse:

“Y habiendo esperado con paciencia, [Abraham] alcanzó la promesa” (Hebreos 6:15).

En ocasiones quizá tendrás que esperar mucho, antes de que puedas ver el cumplimiento de la promesa: será entonces bueno para ti, querid@ amig@, que tengas una fe que persevera en Aquél que todo lo puede.

Las promesas de Dios son para ti y están a tu alcance, amig@ mí@. ¡No las sueltes!

 

ALABANZA “YO SOY QUIEN DICES QUE SOY”

Hoy quiero compartir contigo esta alabanza del grupo Hillsong en español, titulada “Soy quien dices que soy”. Somos libres en Él, somos sus hijos por medio de Su promesa. ¡Alaba al Señor y dale gloria!

Gracias por existir,
Eric Célérier

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.

* indicates required
    *

Leave a Comment