¡Id y haced discípulos!

Home | Milagros | ¡Id y haced discípulos!

Dios no se conforma con hacer de ti un(a) discípulo(a): Él te capacita para que tú, a tu vez, hagas también discípulos allí donde estés.

La mayoría de nosotros somos el fruto de la oración, el compromiso y el amor de otros cristianos, de otros discípulos de Jesús que se preocuparon por nosotros y nos llevaron a conocer la salvación del Señor. Y ahora, somos responsables de hacer brillar esa misma luz en nuestro entorno.

En mi libro “Conexiones Divinas” cuento cómo, cuando era un joven cristiano, Dios me llamó a ser una luz en las naciones. ¡Créeme, si me hubieras visto en aquellos tiempos jamás hubieras “apostado” por mí para ser alguien que sirve al Señor! Pero Dios veía ya cómo iba a ser. ¡Muy a menudo, Él tiene más fe en nosotros qué nosotros en Él!

Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:18-20).

¡Un verdadero discípulo hace discípulos! Jesús nos mostró esa realidad con su mismo ejemplo: durante 3 años enseñó a las multitudes, pero, sobre todo, se centró en formar a doce discípulos de una manera muy cercana. Los capacitó de tal manera que ellos pudiesen, a su vez, formar a otros discípulos.

Esto es exactamente a lo que somos llamados. Y quizá te preguntes: ¿y eso, cómo se hace? Puedes hacerlo:

  • ayudando a alguien a descubrir la fe,
  • tomando el tiempo necesario para  acompañar a alguien en sus primeros pasos como cristiano,
  • ayudándole sin juzgarle,
  • dándole ejemplo,
  • orando sin cesar por él/ella.

Una vez esa persona haya disfrutado de este amor gratuito a través de ti, podrá ella misma a su vez hacer partícipe de este inmenso amor a otras personas a su alrededor… ¡Este es el magnífico plan divino que nos lleva a todos y cada uno de nosotros a compartir el mensaje del Evangelio con los demás!

Querido(a) amigo(a), ¿quieres orar un instante conmigo? “Señor, ¡estoy tan feliz de pertenecerte! Dame la gracia para crecer más y más en Ti. Permite que pueda hacer discípulos para la gloria de tu Nombre, a fin de que Tu Reino venga y que la realidad del Reino de los Cielos se manifieste en la Tierra. ¡Ayúdame, Padre, a ser como tu hijo Jesús! Amén”.

Gracias por existir,
Éric Célérier

4 Comments

  1. marttha on 08/03/2019 at 5:48 AM

    Amén

  2. jaime santos on 08/03/2019 at 11:36 AM

    Solo quisiera hacer la voluntad de Dios ,deseo siempre buscar obedecer y poner la mirada en cristo .

  3. Carlos navas on 08/03/2019 at 3:50 PM

    Este es el mandamiento dado por Jesús, y sin embargo hacemos de muchas formas, en cuatro paredes, pero no obedecemos la palabra “ID, y haced discípulos”, sino que hacemos como hombres, lo que nos parece, cuando sabemos por la palabra de Dios, que sus pensamientos son más grandes que nuestros pensamientos

  4. Ana Molina Gutiérrez on 11/03/2019 at 3:24 PM

    Maravilloso,me siento muy feliz recibiendo cada día un milagro, hace que mi corazón se sienta libre hacia ti..
    Jesús yo confío en ti

Leave a Comment