¡Dios te hace fuerte!

Home | Encuentra todos los mensajes | ¡Dios te hace fuerte!

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10).

“Que te esfuerzo…”

¿Cómo te sientes cuando hay promesas de Dios que parece que no terminan de llegar nunca sobre tu vida? O incluso peor, cuando todo lo que te ocurre parece ser exactamente lo opuesto de lo que Dios te ha prometido…

Eso es lo que vivió José. Según los sueños que Dios le había dado, iba a levantarse por encima de sus hermanos, y, sin embargo, su realidad no podía ser peor: vendido por sus hermanos, era esclavo de los egipcios y había sido puesto injustamente en la cárcel. Sin embargo, ¡fue justamente en esas circunstancias tan adversas en las que Dios terminó de forjar el carácter de José, para que luego pudiese convertirse en el máximo gobernante de Egipto después de faraón!

¡Tu prisión puede convertirse en la puerta por medio de la cual Dios te ayudará a alcanzar tu destino!

La debilidad de una persona es una oportunidad para que Dios pueda mostrar Su fuerza en medio de esa situación. Nuestras debilidades son la puerta a través de la cual Su poder puede ser manifestado. Este es un punto sobre el cual reflexiono en varias ocasiones en “Conexiones Divinas”, mi primer libro. Nuestros límites son a menudo una oportunidad para que el Señor pueda mostrar Su grandeza. Sí, la fuerza de Dios se revela mayormente en nuestras debilidades, como la llama de una vela, que es mucho más visible cuando se encuentra en medio de la oscuridad.

Es cuando somos débiles que Dios nos hace fuertes, que Él nos da la fuerza. ¿Cómo y con qué herramientas? Aquí tienes algunas:

¡Querido(a) amigo(a), el Señor promete fortalecerte, y lo hará! Él va a manifestarse en medio de tus debilidades, pero no te olvides de que tienes que hacer tu parte, y utilizar los medios que Dios te ha dado para fortalecerte!

Gracias por existir,
Éric Célérier