¿Cuál es tu actitud hacia a las promesas?

Home | Encuentra todos los mensajes | ¿Cuál es tu actitud hacia a las promesas?


Ya que estamos avanzando en nuestra serie sobre las promesas de Dios, me gustaría hacerte esta pregunta: ¿Cuál es tu actitud frente a las promesas?

¿Cómo reaccionas cuando lees una promesa de Dios en su Palabra, cuando estás en busca de una promesa dirigida a ti personalmente?

¿Tienes una actitud de expectativa, de gozo, o de temor? ¿Tienes fe, o más bien dudas?

Creo que según el tipo de promesas, podemos reaccionar de formas diferentes. ¡Y Dios nos conoce perfectamente! Algunas promesas pueden dejarnos perplejos, incluso dubitativos cuando nos encontramos en situaciones complejas en las que nos que nos parece imposible ver la luz al final del túnel.

Sara estaba desesperada porque no podía tener hijos. Un día, Dios le hizo la promesa de que le daría un hijo, y pasaron los días, los meses, los años… y con ellos se fueron la esperanza y la fe de Sara. Varios años más tarde, un día, Dios se presentó de nuevo a Abraham, diciéndole: “Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo” (Génesis 18:10).

El texto bíblico relata que Sara, probablemente sin esperanzas, “se rió, pues, entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo?” (Génesis 18:12).

¡Y sin embargo, amig@ mí@, la promesa se cumplió! Un año más tarde, ¡Isaac nació! Además, ¿sabías que Isaac significa “reír” o “él ha reído”? Esto es así porque Abraham también se rió, no solamente Sara (mira Génesis 17:17).

Ya ves, nada detiene a Dios de cumplir Sus promesas, ni siquiera tus dudas o tu falta de fe. El cumplimiento de la promesa no descansa sobre ti sino que descansa sobre Jesús, que es quien ha hecho todo lo necesario para que ésta pueda cumplirse.

Gracias por existir,
Eric Célérier