¿Y si tus errores fuesen un trampolín?

Home | Milagros | ¿Y si tus errores fuesen un trampolín?

¿Cómo reaccionas frente a tus errores? Por ejemplo:

  • ¿Cómo te sientes después de haber enviado un email a la persona equivocada?
  • ¿Y después de haberle echado una bronca injusta a tus hijos, al descargar sobre ellos tus problemas?
  • ¿Cómo reaccionas cuando te das cuenta de que se te ha olvidado pagar una factura importante a tiempo?

En muchas ocasiones, nos cuesta lidiar con nuestros errores, y tendemos a culparnos. Sin embargo, si piensas en ello más detenidamente, nuestros errores son preciosos porque nos ayudan a mejorar. Alguien dijo: “Cometer errores significa aprender más rápido”.

No puedes sentir como si tuvieses la espada de Damocles sobre tu cabeza, lista para condenarte al más mínimo error que cometas. ¡En absoluto! Te quiero animar, querido(a) amigo(a), a que veas tus errores como lo que son en realidad: un trampolín para aprender más rápidamente a hacer mejor las cosas.

La Biblia dice: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús…” (Romanos 8:1).

¡No hay nada que te condene o te acuse! No veas tus errores como un fracaso, sino como un paso más en tu proceso de aprendizaje.

Querido(a) amigo(a), levanta la cabeza y recibe la gracia y el perdón de Dios. ¡Él no te condena!

Gracias por existir,
Éric Célérier


Leave a Comment