¿Tienes miedo de Dios?

Jueves Face@2x-100-min

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | ¿Tienes miedo de Dios?


Vayamos un momento al jardín del Edén, justo después de la caída. La mujer y el hombre acaban de desobedecer a Dios, han pecado contra Él. Han comido del fruto prohibido. La comunión con Dios está rota. Este pecado, el primero de la historia, trae consigo la separación, la división y, como estabas pensando, el  miedo. La primera vez que oímos hablar del miedo en la Biblia es en este momento, justo después de la caída:

“Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí” (Génesis 3:10).

¿Por qué tuvo miedo Adam? La toma de conciencia de su desnudez y de su desobediencia hizo nacer en él el temor. Eso, de hecho, le condujo a esconderse de su Dios: a esconderse de Aquél que le creó, que le amó y cuidó de él. ¡Aquél con quien tenía una comunión y un diálogo perfecto cada día!

Cuando tenemos miedo de Dios, huímos de Su Presencia. Sin embargo, es en Su presencia donde recibimos el perdón y la gracia, la fuerza para avanzar y hacer frente a lo que se presenta delante de nosotros.

Quizá la culpabilidad te impida acercarte a Dios; sin embargo, Él  te espera con los brazos abiertos, como el padre del hijo pródigo (ver Lucas 15:11-24). Él te espera en el dintel de la puerta de tu corazón. ¡Ábrele, déjale entrar y restaurar tu alma, tu espíritu, tu vida entera!

Dios te ama, querid@ amig@, y si necesitas perdón y se lo pides, Él te perdonará. No conozco tu vida, pero si sientes hoy la dulce llamada del cielo, responde, invita al Espíritu Santo a tocar tu corazón, tu espíritu. ¿Quieres hacerlo? Si es así, ora conmigo:

“Señor, a veces tengo miedo de venir ante Tu presencia porque me siento culpable e insignificante. Pero hoy te pido humildemente que me ayudes a ver todo aquello que me impide acercarme a Ti con confianza: revélamelo y ayúdame a quitármelo de encima. En el Nombre de Jesús. Amén”.

Gracias por existir,
Éric Célérier

¡Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.


                 
   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario