¡Termina este año con fuerza!

Home | Encuentra todos los mensajes | ¡Termina este año con fuerza!

En unos días, y seguramente como todos los años, empezaremos a hacer una lista de buenos propósitos para este año nuevo que comienza. ¡Y eso es algo muy bueno! 

Tener buenos propósitos de año nuevo es algo positivo, ya que nos anima a adoptar buenos hábitos que nos ayudarán a conseguir nuestros objetivos.

Pero creo que no solo es importante empezar bien el nuevo año, sino que es también importante terminar este año con fuerza. La Biblia dice: “Vale más terminar algo que empezarlo. Vale más la paciencia que el orgullo” (Eclesiastés 7:8, NTV). Creo que hay sabiduría en esta afirmación. 

Cuando piensas en estos 12 meses pasados, ¿qué te viene a la mente? En mi caso, personalmente, puedo decir que no todos los días han sido fáciles. Experimenté momentos difíciles, cansancio, de vez en cuando algunas injusticias, incomprensión hacia nuevas ideas… pero Dios extendió Su mano para ayudarme, rescatarme y acompañarme. ¡Le estoy agradecido de todo corazón!

Como escribí un día: “Cuando vivimos en una atmósfera de gratitud diaria por las cosas que Dios nos ha dado, Dios multiplica esas buenas cosas en nuestras vidas. ¡Él es un buen Padre!”. Creo que, para terminar este año con fuerza, es necesario que seas agradecido(a), aun en los momentos difíciles

La Biblia nos invita a orar a Dios sin cesar, en toda circunstancia. La gratitud es un valor que es especialmente importante para mí: quiero simplemente decir “Gracias” al Señor una y otra vez. Gracias por cada cosa, por cada situación. ¡No sé tú, querido(a) amigo(a), pero yo quiero terminar este año con un corazón lleno de gratitud!

Te invito a orar conmigo: “Señor, gracias por este año que ya casi ha terminado. No quiero encerrarme en mis frustraciones y en lo que no funcionó el año pasado. ¡No, quiero poner mis ojos fijamente en Ti! Quiero andar en gratitud y agradecimiento cada día de mi vida. ¡Que mi corazón rebose de gratitud siempre! Gracias por Tu misericordia, que renuevas de día en día en mi vida. En el Nombre de Jesús, ¡Amén!”

Gracias por existir,
Eric Célérier