¿Te quejas con facilidad?

2.Face-min

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | ¿Te quejas con facilidad?

“¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío. Dios mío, mi alma está abatida en mí; me acordaré, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán, y de los hermonitas, desde el monte de Mizar” (Salmo 42:5-6).

“… y te turbas dentro de mí?”

Si eres como yo, seguramente tenderás a preguntarle a menudo a Dios “¿por qué?”:

  • ¿Por qué me pasa esto?
  • ¿Por qué esta enfermedad?
  • ¿Por qué este sufrimiento?
  • ¿Por qué esta prueba?
  • ¿Por qué esta soledad?

Creo que es legítimo hacer estas preguntas a Dios cuando las hacemos con un corazón sincero. Muchas veces queremos conocer el motivo por el que sufrimos.

Sin embargo Dios, a menudo, no nos da todas las respuestas. Es generalmente en esos momentos cuando tendemos a interiorizar nuestras dudas y a transformarlas en desánimo y abatimiento.

David mismo dijo: “¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío” (Salmo 43:5).

Cuando nuestra alma está abatida, este desánimo interior se exterioriza en forma de quejas y lamentaciones, tales como “No estoy feliz, mi vida no vale nada, ¿para qué vivir?”. Pero recuerda bien esto: el problema no desaparece por medio de la queja. Al contrario, se hace más grande cuando nos quejamos.

Aquí tienes un pasaje que espero que te anime tanto como a mí: “Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie, y velaré para ver lo que se me dirá, y qué he de responder tocante a mi queja. Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará” (Habacuc 2:1-3).

Dios contesta a nuestra quejas de la misma manera que lo hizo con el profeta: ¡diciéndonos que Sus promesas son ciertas! Las promesas de Dios sin ninguna duda se cumplirán; por lo tanto, ¿por qué te quejas? Como decía un escritor: “Dejo hoy de quejarme, porque sé que mi Dios tiene el control”.

Gracias por existir,
Eric Célérier

¡Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.


                 
   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

2 Comments

  1. Jaime Santos el 22/10/2019 a las 12:24 PM

    Las quejas son del dolor del desánimo de la carne ,pero el espíritu da fuerza y su presencia nos lleva energías a todo nuestro ser.
    Gracias por existir .

  2. Dharma Rojas el 23/10/2019 a las 3:13 PM

    Gracias por compartir la palabra de Dios.

Deja un comentario