Sigue el ejemplo de Lidia

Home | Encuentra todos los mensajes | Sigue el ejemplo de Lidia

¿Podrías decir que tu vida es una vida de alabanza?

Una persona que tiene presente a Dios y le alaba de manera habitual en su día a día, es una persona que:

  • Aprecia los diferentes momentos de la vida, porque los ve como un regalo de Dios
  • No se estresa en las situaciones complicadas, porque sabe que Dios está a su lado
  • No reacciona de mala manera, porque en su espíritu hay paz.
  • Tiene claridad a la hora de tomar decisiones, porque tiene su oído atento a Dios. 

¿Es tu vida así? Yo me siento cada vez más cerca de esto, pero soy consciente de que aún tengo cosas por cambiar para disfrutar de una vida de alabanza en toda su dimensión.

Un pasaje que me encanta de las Escrituras es el que hace referencia a Lidia. Dice así: “Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía” (Hechos 16:14). Me encanta cómo dice que Lidia “adoraba a Dios”. Esa actitud de apertura a Dios, ese corazón de querer adorarle, dio la oportunidad a Dios para poder hablarle a través del mensaje que Pablo estaba compartiendo, un mensaje que cambió su vida profundamente. 

Mi querido(a) amigo(a), ¡deja que la adoración abra tus sentidos a lo que Dios quiere revelarte! La alabanza prepara tu corazón para escuchar lo que Dios quiere decirte, y para recibir Sus bendiciones en tu vida. 

¿Te gustaría unirte a mí en oración? “Señor, quiero darte gloria a cada instante, y estar más atento a Ti y a lo que me quieres hablar en mi día a día. Quiero que mi corazón rebose de alabanza, gratitud y expectación hacia Ti, por Tu amor y Tus promesas para mi vida. ¡Ayúdame a estar más atento a ti! En el Nombre de Jesús. ¡Amén!”

¡Eres un Milagro!
Christian Misch