¡Quítate los harapos del pasado…!

2021.07.14@2x-50

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | ¡Quítate los harapos del pasado…!

Nuestra vestimenta es uno de los elementos que reflejan nuestra personalidad. Desde el estilo hasta los colores y los materiales, todos nos vestimos de la manera que más nos gusta, de acuerdo a nuestras posibilidades. 

Recuerdo que, cuando era adolescente, nunca le di demasiado importancia a la ropa. Me vestia de las cosas más baratas que podía encontrar, y no me importaba demasiado mi apariencia. Eso, sin embargo, empezó a cambiar el día que me invitaron a una boda. Era la primera boda a la que asistía oficialmente como invitado al banquete, y me apetecía realmente ir lo mejor vestido posible. 

Había conseguido un traje barato, y tenía todas las cosas preparadas para la boda… o al menos, eso creía. El día mismo de la celebración, un rato antes de salir, me di cuenta de que me faltaba algo clave: los zapatos. ¡Se me había pasado por completo comprarme zapatos de vestir para la boda! ¡Noooooo! =)

Tras descartar la opción de combinar el traje con las zapatillas deportivas, tomé por fin la decisión de ir sin traje, solo con mi ropa normal. Cuando vi allí a todos mis amigos bien trajeados y arreglados, me sentí realmente inapropiado, inadecuado, casi avergonzado. Esa experiencia se grabó a fuego en mi corazón: desde ese momento, empecé a tomarme más en serio el tema de la vestimenta. ¡Y por supuesto, ahora siempre reviso los zapatos antes de ir de boda! =D

El profeta Zacarías tuvo una visión acerca de un sacerdote que también tenía vestiduras inadecuadas. La Biblia dice que “habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala” (Zacarías 3:4)

Mi querido/a amigo/a, quizá te sientes así también: cubierto con vestiduras inadecuadas, rotas, viles… Quizá tus pecados, errores o circunstancias te hacen sentir también inadecuado/a o incluso avergonzado/a. Pero hoy quiero recordarte que eres un/a hijo/a del Rey de reyes, y que Él tiene vestiduras de gala preparadas para ti. 

Sí, quítate los harapos del pasado, toda la frustración y condenación que te hunde, y déjate vestir por las ropas blancas, resplandecientes del Señor. ¡Él las tiene ya preparadas para ti!

¡Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.


                 
   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario