No te disculpes por existir

Home | Encuentra todos los mensajes | No te disculpes por existir


El otro día oí a alguien decir a una persona:
“¡Discúlpame por existir!”. Me quedé estupefacto. Sin embargo…

  • Muchos piensan que su vida no sirve para nada. Se disculpan por existir. Pero Dios tiene un plan para sus vidas. Tiene proyectos de paz y un porvenir para ellos (La Biblia, Jeremías 29.11)
  • Muchos no se quieren a sí mismos. Se disculpan por existir. Pero Jesús dijo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (La Biblia, Mateo 19.19). Es la voluntad de Dios que nos amemos a nosotros mismos, querido/a amigo/a.
  • Muchos no se sintieron valorados cuando eran niños y escucharon palabras negativas como: “no vales para nada, nunca conseguirás nada, eres un cero a la izquierda”. Se disculpan por existir. Pero Dios les dice: “Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (La Biblia, Mateo 3.17).
  • Muchos son vulnerables debido a la enfermedad o a situaciones que parecen imposibles. Se disculpan por existir, pero el Todopoderoso les dice: “Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia” (La Biblia, Isaías 41.10).
  • Muchos no viven plenamente su vida cristiana y se sienten culpables. Se disculpan por existir. Pero Jesús vino para que tengan vida, y vida en abundancia: “Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús” (La Biblia, Romanos 8.1).
  • Muchos se comparan con los demás y tienen el sentimiento de que son menos que los demás, que son menos talentosos o que tienen menos capacidad. Se excusan por existir. Pero Dios hizo de ellos personas únicas y con la capacidad de hacer proezas. “En Dios haremos proezas” (La Biblia, Salmos 60.12).
  • Muchos han sido abusados física, moral, espiritual, emocional y sentimentalmente, y han perdido confianza en ellos mismos, en los demás e incluso en Dios. Se disculpan por existir. Pero Dios. el Padre, está lleno de amor por ellos. No los abandonará nunca (La Biblia, Josué 1.5).

¿Te has reconocido a ti mismo en esta lista, amigo mío? Si es así, no te disculpes por existir. Dios quiere lo mejor para ti.

Gracias por existir,
Eric Célérier