¡No dejes que el miedo te controle!

Home | Encuentra todos los mensajes | ¡No dejes que el miedo te controle!

Hoy y durante los próximos días, me gustaría hablarte acerca del miedo. El miedo es un mal consejero. El miedo nos paraliza, distorsiona la realidad, pero Dios desea que seas vencedor, Él quiere liberarte de todos tus miedos. Él no deja de decirnos, como Jesús, “¡No temas!”.

¿Qué es exactamente el miedo? Podría definirse como “un sentimiento de angustia que se experimenta al pasar o al pensar en un peligro, sea este real o imaginario”.

Mi pregunta es la siguiente: ¿Qué sucede cuando el miedo se apodera de ti, cuando el temor es tan fuerte que te impide “funcionar” correctamente?

Aquí tienes tres de sus efectos…

  • El miedo paraliza.
  • El miedo alimenta la duda.
  • El miedo destruye los proyectos de Dios para ti.

El miedo no es otra cosa que un arma utilizada por el enemigo para abrumarte y ralentizarte en tu vida cristiana. Pero Jesús venció a este enemigo (mira Colosenses 2:15). La Biblia dice que has recibido un espíritu de valentía, de amor y de dominio propio, y no un espíritu de timidez, de cobardía o de derrota (mira 2 Timoteo 1:7).

Este espíritu de valentía te es dado por Dios. ¡Por Dios mismo! No por una divinidad lejana…¡sino por el Dios creador y potente, por el que volverá de nuevo como el Rey vencedor!

Recibe esto hoy: la Palabra de Dios nutre tu fe. El Espíritu de Dios te empuja y te lleva más allá. Te permite franquear las murallas y atravesar las montañas. ¡Con Él, harás proezas! (mira el Salmo 18:30 y 2 Samuel 22:30).

Te animo a que levantes conmigo esta oración: “Señor, confieso con mi boca que eres mi Salvador y mi Señor. ¡Confieso que lo que Tú dices en tu Palabra es verdad! ¡He recibido un espíritu de valentía y de poder! He recibido este espíritu de ti. Declaro que el miedo y todo lo que este ha traído a mi vida no tienen ya poder ni autoridad sobre mí, porque te doy a ti toda mi vida, mis emociones y circunstancias… ¡todo! ¡Sé alabado por la libertad que me das! En el Nombre de Jesús. ¡Amén!”

Gracias por existir, 
Éric Célérier