¡Nada te faltará!

Home | Milagros | ¡Nada te faltará!


Continuamos con nuestro estudio sobre algunos de los nombres de Dios que encontramos en la Biblia.

Yahvé Rohi ( יהוה רָעָ , Jehová es mi Pastor)

Más de una vez me he sentido desganado, cansado, abrumado por las dudas, absorbido por los problemas de la vida diaria, las pruebas, la enfermedad, los desafíos del ministerio… Hace muchos años, antes incluso del nacimiento de TopChrétien, Muriel y yo comenzamos nuestro ministerio pastoral en Rive-de-Gier, cerca de Lyon. Aquellos fueron los comienzos de nuestro servicio a Dios a tiempo completo, y aprendimos mucho sobre lo que significa vivir por fe.

La iglesia tenía pocos recursos, hasta el punto de que, tras unos meses, la asamblea tuvo problemas para poder pagar nuestro sueldo. Después de orar con mi esposa, aceptamos una reducción significativa de nuestro salario. A partir de ese momento, nuestros ingresos apenas cubrían nuestras necesidades. El desafío para nosotros era todavía más grande porque justo acabábamos de tener nuestra primera hija, Amandine.

Fue gracias a este paso de fe y a este pequeño “sacrificio”, que vivimos, sin duda, una de nuestras mejores experiencias como joven pareja. ¡Pudimos ver a Dios suplir para cada una de nuestras necesidades! Y Dios bendijo igualmente a la iglesia. En ese tiempo, experimentamos como nunca esa faceta de Dios como nuestro divino pastor. Él es Yahvé Rohi, Jehová es mi Pastor.

Me encanta proclamar con David el salmista: “Jehová es mi pastor; nada me faltará” (Leer Salmo 23:1). David había conocido momentos muy difíciles cuando sus perseguidores querían matarle, pero él sabía que el Señor, su pastor, cuidaría de él, y que nunca le faltaría nada.

¿Te sientes desganado(a), cansado(a), abrumado(a) por la necesidad? Jesús, tu Buen Pastor, desea pastorearte junto a aguas de reposo (Salmo 23:2):

  • Él no te abandona
  • Él no se olvida de ti
  • Él continúa cuidando de ti y de tu familia

Yo lo creo, y lo declaro sobre tu vida: Querido(a) amigo(a), el Señor es tu Pastor, y por eso nada te faltará.

Gracias por existir,
Éric Célérier

Leave a Comment