Mira con nuevos ojos

2021.06.19@2x-50

Home | Un Milagro Cada Día | Milagros | Mira con nuevos ojos

No solo las quejas contra Dios son malas: las quejas hacia otras personas son igualmente dañinas. 

Todos tenemos momentos en los que chocamos con otras personas, o en los que nos sentimos afectados en cierta manera por su comportamiento. En esos momentos, es fácil querer dar rienda suelta a la queja, o a otras prácticas, tales como la crítica o la murmuración. Estoy convencido de que sabes de qué estoy hablando, porque seguramente en más de una ocasión te haya pasado, como a mí. 

Mira lo que dice la Biblia al respecto: “Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis juzgados…” (Santiago 5:9, LBLA). La queja manifiesta lo peor que tenemos en nosotros mismos, ya que nos lleva a juzgar las intenciones de los demás. Cuando te quejas de alguien, no le estás ayudando: estás aireando sus problemas y sus puntos débiles, ya sea a solas o ante otras personas, y la estás “maldiciendo” en el más puro significado del término, ya que estás “hablando mal” de ella. 

La queja es siempre una trampa del enemigo, y es destructiva. Sin embargo, cuando, en lugar de quejarte, decides orar por la persona, la situación es totalmente diferente. Esa oración bendice a las personas, y además te permite verlas con nuevos ojos, lo cual te llevará a buscar ayudarlas. 

Querido/a amigo/a, ¡deja que la oración destruya toda forma de queja en tu vida! Que cada día seas una fuente de bendición allí donde vayas, y que cada persona con la que te cruces sea bendecida con tus oraciones, y con tu paciencia. 

¡Sí, eres una fuente de bendición!

¡Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¿Quieres recibir este email diario de aliento en tu dirección de correo electrónico? Solo tienes que suscribirte a “Un Milagro Cada Día” en este formulario.


                   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario