¡La generosidad de Dios es incomparable!

Home | Encuentra todos los mensajes | ¡La generosidad de Dios es incomparable!

Esta semana, “Un Milagro Cada Día” está recaudando apoyo financiero. Si bien este correo electrónico diario es gratuito y siempre lo será, es posible únicamente gracias al apoyo y la generosidad de los lectores. Por favor, no sientas ninguna obligación de colaborar, es un placer para nosotros enviar este mensaje gratuitamente a todo el mundo. Nuestro objetivo es sencillamente extender una invitación a todos aquellos que lo deseen y que tengan la posibilidad de hacerlo, para que puedan colaborar con nosotros. Si este es tu caso, ¿considerarías en oración hacer una donación mensual o puntual hoy? Puedes hacerla visitando la página de donaciones en este enlace. ¡Muchas gracias!


Incluso si nos consideramos principalmente ciudadanos del Reino de los Cielos, es cierto que, aquí y ahora, formamos parte de un mundo en el que tenemos que pagar facturas, alquileres, y hacer frente a los gastos del automóvil, los seguros, etc.

El costo de vida es una realidad. Y, a veces, este pensamiento puede absorber a todos los demás, consumir nuestra alegría y poner a prueba nuestra fe. A veces, de hecho, podemos sentirnos aplastados por el peso de las finanzas.

Sin embargo, Dios declara en el Salmo 132:15, “Bendeciré abundantemente su provisión; A sus pobres saciaré de pan”. 

Su Palabra también dice en Lamentaciones 3:22-23, “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad”.

¡No solo todo le pertenece a Él, como vimos ayer, sino que nuestro Dios es un Dios generoso! Le encanta dar lo que es Suyo. Desde la belleza de Su Palabra, la riqueza de la Creación y sus misericordias, que son nuevas cada mañana, hasta el generoso regalo de su Hijo, todo ello nos testifica que la fidelidad y la generosidad de nuestro Dios sencillamente no tiene comparación.

Querido(a) amigo(a), Dios conoce perfectamente todas tus necesidades, ¡y Él puede y quiere ayudarte con ellas! Él no te ha olvidado, y no te dejará tampoco que te las arregles solo.

Oro que estos dos testimonios sobre la generosidad de Dios te alienten grandemente en este día:

“Dios hizo un cambio radical: el pago de la hipoteca bajó, una deuda de 50.000 dólares fue cancelada, y creo que Dios va a hacer cosas aun mayores. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios – Salmo 46:10”. (Rebecca, Estados Unidos)

“Estaba en una deuda terrible el año pasado, y este año comenzó con una serie de gastos incluso peores, pero por la gracia de nuestro Dios Altísimo, recibí dos bendiciones financieras en solo un mes. Alabo a Jesús, y le agradezco a Dios por todos los que han orado por mí, a sabiendas o sin saberlo. ¡Dios te bendiga para siempre!” (Sharon, Sudáfrica)

Aférrate a Su palabra, querido(a) amigo(a), y a Sus promesas. ¡Él es tu libertador, incluso en el ámbito de las finanzas!

Gracias por existir, 
Eric Célérier