ūüĒ• ¬°La cosa est√° que arde!

1-6

Home | Un Milagro Cada D√≠a | Milagros | ūüĒ• ¬°La cosa est√° que arde!

A lo largo de mi vida he experimentado en numerosas ocasiones que, cuanto m√°s te esfuerzas en hacer la voluntad del Se√Īor, m√°s oposici√≥n viene contra ti.

Recuerdo una semana que era especialmente importante para m√≠. Ten√≠a una serie de compromisos, y adem√°s estaba avanzando en unos proyectos importantes, por lo que era clave que pudiese centrarme al m√°ximo para dejarlos terminados. 

¬ŅTe puedes creer que esa semana me pas√≥ de todo? Me vino primero un resfriado. Unos d√≠as m√°s tarde empec√© a tener molestias en los ri√Īones, y al final de la semana, es el vientre el que me empez√≥ a molestar. Mi esposa Belinda tampoco se encontraba demasiado bien debido a su embarazo, y a mi padre le dio una bronquitis, por lo que tuve que llevarle a urgencias y ayudarle durante el resto de la semana con cosas de la casa. ¬°Esa semana el infierno se desat√≥ contra nosotros! Pero, ¬Ņsabes qu√©? Eso no me fren√≥ para seguir adelante. Pude avanzar a pesar de todo, y sent√≠a como el Se√Īor estaba conmigo. 

Es normal que experimentes oposici√≥n cuando est√°s en el buen camino, sobre todo cuando est√°s avanzando en los planes que el Se√Īor tiene para ti. ¬°Al enemigo no le gusta en absoluto ver que avanzas! El ap√≥stol Pablo dijo a su joven disc√≠pulo Timoteo: ‚ÄúPelea la buena batalla de la fe‚ÄĚ (1 Timoteo 6:12). Si est√°s experimentando este tipo de oposiciones, me gustar√≠a decirte: ¬°Pelea, querido(a) amigo(a), no retrocedas ante las dificultades! Es nuestra fe y confianza en el Se√Īor la que nos permite seguir avanzando en esos momentos de oposici√≥n. ¬°Si no retrocedes, tienes la victoria asegurada!

Te llevo en mi corazón y oro por ti.

¬°Eres un Milagro!

Firma Christian (reducida)

¬ŅQuieres recibir este email diario de aliento en tu direcci√≥n de correo electr√≥nico? Solo tienes que suscribirte a ‚ÄúUn Milagro Cada D√≠a‚ÄĚ en este formulario.


                 
   
* Al suscribirte, aceptas los términos y condiciones de uso de Jesus.net, así como la Declaración de Privacidad.

Deja un comentario