El oasis no está lejos

Home | Encuentra todos los mensajes | El oasis no está lejos


¿Te sientes como si estuvieses caminando por el desierto, por un suelo de tierra reseca, como si a tu alrededor solo hubiese vacío y desolación? ¿Y si este tiempo de desierto fuese permitido por el Señor? Jesús mismo fue conducido al desierto por el Espíritu Santo:

“Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre” (Lucas 4:1-2).

Recibe esta verdad hoy: No te encuentras en el desierto para morir, sino para ser transformado(a) por Dios. Como Jesús, has sido dirigido(a) en este tiempo de tu vida a este lugar, a fin de que puedas desarrollar tu relación con Dios y ser transformado(a) cada día un poco más a Su imagen.

En estos tiempos particulares, Jesús “imprime” en ti Su carácter y Sus aptitudes, a fin de hacer de ti un milagro en medio de las naciones, un sostén para los que te rodean, un testimonio viviente de la gracia y del poder de Dios en tu día a día. ¡Querido(a) amigo(a), el oasis no está lejos!

Te invito a hacer esta oración conmigo: “Padre, mientras camino por este desierto, dame la gracia de mirar mi situación con Tus ojos. Atráeme cerca de ti y dame la fuerza de agarrarme a ti, aun cuando la desesperación llame a mi puerta. ¡Te doy toda la gloria! Has empezado una obra en mi vida y la terminarás excelentemente según la inmensidad de Tu amor. En el Nombre de Jesús. Amén.”

Gracias por existir,
Eric Célérier