¡Dile a tu montaña que se vaya!

Home | Encuentra todos los mensajes | ¡Dile a tu montaña que se vaya!


¿Hay alguna montaña que se esté levantando hoy delante ti, querid@ amig@? Una montaña de dificultades, de problemas, de relaciones rotas, de tristeza, de soledad, de enfermedad…

Hoy te propongo que muevas esa montaña, según las palabras que el mismo Jesús pronunció: “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho” (Marcos 11:23).

La primera clave de este milagro es el hecho de declarar. No hablo de declarar tus ingresos a Hacienda a la hora de pagar tus impuestos, lo cual por desgracia es necesario, sino de declarar, de hablar a esa montaña: “cualquiera que dijere a este monte…”. Dile a esa montaña: “¡Vas a moverte, en el Nombre de Jesús te vas a ir a otra parte! Porque tengo fe en Dios y creo que Él va a actuar”. Declara igualmente las bondades de Dios en tu vida.

La segunda clave de este milagro reside en la fe: y no dudare en su corazón, sino creyere… ” No dudes sino cree, amig@ mí@. Tu fe en Dios es la clave que abre la puerta de lo milagroso.

Como dijo una vez uno de mis amigos: “¡Montaña, ponte tus zapatillas de deporte y comienza a correr, porque no quiero verte más aquí!”.

Tengo aún una buena noticia más para terminar. El “autor de la fe” es también el que “la lleva a la perfección” (ver Hebreos 12:2). ¡Querid@ amig@, tu fe va a crecer y tu montaña va a moverse!

Gracias por existir,
Eric Célérier