¡Cuando das, tienes todo por ganar!

Home | Encuentra todos los mensajes | ¡Cuando das, tienes todo por ganar!

“Un Milagro Cada Día” ha estado recaudando apoyo financiero a lo largo de esta semana. ¿Considerarías en oración hacer un donativo mensual o especial hoy? El 100% de tu donación se destinará directamente a ayudar a más personas a experimentar “Un Milagro Cada Día”. Además, si vives en los Estados Unidos, tu donación será deducible en tu declaración de impuestos. Puedes donar haciendo clic en este enlace. ¡Muchas gracias!

Me gustaría animarte hoy con estas palabras de Jesús: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir” (Lucas 6:38

Sonreía antes mientras pensaba que Dios no debe ser demasiado bueno en matemáticas, ya que, según Él, cuanto más doy, más recibo. Sin embargo, ¡en la lógica del Reino de Dios, el acto de dar es sinónimo de ganancia, no de pérdida!

Dar puede convertirse en algo equivocado cuando deja de ser un acto bueno y desinteresado, y se convierte en un comportamiento egoísta de “dar para recibir”. Si damos con esa actitud, Dios no bendecirá nuestra ofrenda. ¡Él nos da de acuerdo a la medida que usamos!

Dios bendice a aquellos que dan de todo corazón, por amor a Él. ¡Cuando damos de esta manera, lo que damos nos regresa de una manera ilógicamente abundante! =)

¡Dios nos ha dado tantas maneras de dar! Podemos dar:

  • nuestro tiempo al escuchar a un ser querido que siempre se queja por todo,
  • nuestra sonrisa al cajero del supermercado,
  • nuestro dinero para apoyar a una organización sin ánimo de lucro,
  • nuestros talentos para servir en nuestra iglesia local y nuestra comunidad,
  • nuestra hospitalidad para albergar a un grupo de estudio de la Biblia, o una celebrar una comida…
  • ¡Y muchas otras formas!

Querido(a) amigo(a), me gustaría animarte hoy a que le pidas al Señor que te muestre nuevas formas en que Le gustaría que dieras. En la medida en la que sigas las indicaciones de Su Espíritu Santo, Él te bendecirá con Su medida, que es sorprendente, generosa e inimitable.

¡Sé bendecido(a)!

Gracias por existir, 
Eric Célérier